Cómo integro el feminismo en la educación de mis criaturas con la Crianza Radical


21/04/2021
Secciones: Difusión
Temas: Cultura, Sociedad
Autoría: Mar MC
Edición: Anyta Belle
Ilustración: Concha Ilustrada

A mi modo de ver, la forma de criar que tenemos actualmente se aleja de esa educación patriarcal y autoritaria de la que venimos, pero sigue “cojeando” en lo que a feminismo se refiere. La crianza respetuosa (o de apego) es un concepto que no me servía porque le faltaba la perspectiva feminista así que decidí crear un término nuevo. Con la Crianza Radical pretendo unir ambas cosas: crianza respetuosa y educación feminista.

Me he pasado años leyendo sobre crianza respetuosa, pero en ninguno de esos libros, blogs y perfiles de Instagram se habla abiertamente de educación feminista. Y si lo han hecho no me he enterado porque ha sido algo puntual o muy sutil. Para mí es un problema hablar de estos temas por separado porque me parece mucho más enriquecedor integrar el feminismo en la crianza.

El primer paso que tuve que hacer para empezar con la Crianza Radical consistió en tomar consciencia. Si queremos seguir andando hacia la igualdad, las familias nos tenemos que dar cuenta que nuestra forma de educar está condicionada por un contexto machista. Debemos asumir que todas las madres somos víctimas de la desigualdad y todos los padres han sido educados y tratados de forma distinta (y mejor) por ser hombres. Y que este hecho nos influye a la hora de criar, aunque sea de forma inconsciente.

Tomar consciencia de las opresiones que sufrimos las mujeres, del machismo que hay en los hombres de la familia y amigos, de la desigualdad, etc. es un camino complicado y no todas las personas estamos preparadas para hacerlo. Es por esto que intento hablar de la Crianza Radical de la forma más divulgativa posible y más como un proceso personal que otra cosa.

Tanto si es algo que queremos cambiar en casa, en nosotras mismas o en nuestras familias, es imprescindible hacer este proceso de deconstrucción y a partir de ahí ver qué podemos hacer para que el machismo afecte lo menos posible a nuestra forma de educar. No es algo fácil, personalmente tengo la sensación de estar siempre luchando, pero tampoco imposible. 

Ideas para empezar a incorporar la Crianza Radical en casa

Hasta que no me metí de lleno en el feminismo, yo pensaba que, como los hombres de ahora no nos pegan ni nos maltratan (tanto), ya están libres de machismo, pero nada más lejos de la realidad. El machismo ha mutado cual virus y ahora las violencias son más sutiles, pero siguen existiendo y algunas cuesta mucho detectarlas. 

Lo que propongo con la Crianza Radical es aprovechar esos inputs machistas para formar a nuestras criaturas en el feminismo. Y esto va desde el comentario sexista de un familiar hasta la actitud machista que puedan replicar los compañeros de clase de mis criaturas. Para mi cualquier ocasión es buena para meter “la falca feminista”.

Yo en estos casos lo comento abiertamente con ellas: “esto te lo dicen porque eres una niña y esperan que te comportes así o vistas de determinada manera por ser niña”. Cuando es un familiar o un conocido que suelta cosas como «tú no deberías estar jugando con muñecas porque eso es de niñas» resulta más incómodo así que valoro siempre si soltar la charla al momento o hablarlo después en privado. Lo que propongo desde Crianza Radical es no dejarlo pasar y aprovechar la ocasión siempre que se pueda y nos apetezca. 

Otras cosas que podemos hacer y que cuestan más porque se salen de la norma tiene que ver con esa crianza feminista más “consciente” y que lo abarca todo. La forma de hablar, los referentes, los juguetes, revisar mi rol como madre, el del padre (si lo hay), la música y un largo etcétera que aún estoy descubriendo.

MAR MC
Periodista especializada en crianza y maternidad.

Un comentario

  1. Mar,
    Gracias por tu artículo. Me ha parecido muy encertado y necesario. Encertado, porque ir a la raíz de un problema es ser radical y si existe un lugar donde el machismo se engendra y se perpetúa en el tiempo generación tras generación, este és, el seno familiar y la crianza de los hijos. Y necesario, porque sólo hay que ver en pleno siglo XXI, y ya habiendo empezado la tercera década del mismo, se sigue asesinando a mujeres en manos de sus parejas (hombres), o el hecho incuestionable que las mujeres siguen cobrando un 20% menos del salario que cobran los hombres por el mismo trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Jose Maria Pedrosa Muñoz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WordPress que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.