Entrevista a Califato ¾


15/10/2021
Secciones: Entrevista
Temas: Arte, Cultura, Música, Política, Sociedad
Autoría: Sara Lauper
Edición: Chema Pedrosa
Ilustración: Revoleo

“Nosotros no cantamos en castellano ni de coña, cantamos en andaluz. Claro.

Era un día muy normal, aunque a la vez era especial. Tenía que hacerle una entrevista al grupo de música que, hoy por hoy, compone gran parte de la escena andaluza, y que además propaga el carácter andaluz del que, me incluyo; formamos parte. Además, iba a ejercer el oficio periodístico, que, dicho sea de paso, eso siempre resulta emocionante y convierte, para mí, un día normal en especial. 

Para más inri, algunos componentes del grupo y yo ya hemos colaborado e intercambiado cervezas y alguna calada antes. Somos colegas. Hacía más de un año que no los veía ni charlábamos, así que, aunque ahora yo estuviera en Cádiz y ellos en Sevilla, esa reunión por video llamada comenzaría con el mismo calor que un abrazo, al olor, cada cual, en su pantalla, del cafelito recién hecho de esas cinco de la tarde.

No estaban todos, pues los regímenes califales, aunque sean musicales, son grandes y hay mucho trabajo por hacer, así que para esta entrevista estaban: Rosana Pappalardo, voz y `S Curro´, Curro Morales, guitarra y voz, para hablar en representación de todos los demás; `The Gardener´ Manuel Chaparro, voz`Esteban Bove´, Esteban Espada, bajo.  `Serokah´ Sergio Ruiz, teclados. Guille Iniesta, guitarra flamenca y músico de directo. Lorenzo Soria, electrónica.  `Digital Diógenes´ Diego Caro, proyecciones.

Los primeros minutos de cachondeo mutuo y de contarnos cómo habíamos estado “tirando” en toda esta etapa extraña del mundo, quedaban así: 

Curro: Hombre estamos currando un montón, estamos a tope de curro, pero nosotros llevamos así desde el principio casi. Desde el primer año por ahí llevamos nosotros currando full time, desde que vimos que del proyecto había salido algo guay y podía llevarnos a sitios chulos. Ahora, ¡de dinero nada!

Rosana: Hombre, yo no puedo decir eso porque yo llegué la última, entonces yo soy música del directo del Califato entonces yo siempre he cobrado. – Ríe Rosana Pappalardo– Así que es diferente la situación, pero igualmente `jartón´ de currar desde el principio y muy a gusto, la verdad. 

Curro: No hemos parado la verdad y ahora sí que le estamos viendo un poquito de color, porque por lo menos aparte de poder pagarle a la gente contratada, poder pagar todos los gastos y todos los vídeos y todo, desde hace un par de meses estamos pudiendo sacarnos un sueldecito. Hemos estado mucho tiempo que no nos lo podíamos dar, que también supongo que es normal, como en cualquier iniciativa que se tenga, al principio hay que apostar. Esto del sueldecito por lo menos es una alegría porque esto de estar sin parar de currar y sin ver un duro, que hemos estado así bastante tiempo, pues era muy duro mental y físicamente. 

Rosana: La gente nos ve ahora como estamos de curro y la mayoría de la gente piensa que estamos de pasta hasta aquí – se señala la frente- pero no, estamos igual que siempre más o menos. 

Curro: Yo llevo igual doce años. Desde que vivo de la música estoy igual. Bueno, al principio estás un poquillo peor, pero vamos… del `mileurismo´ no paso, y echando sesenta horas a la semana. Yo ya me he acostumbrado. 

Ríen los dos, reímos los tres. 

Pues los tres sabemos que podemos esforzarnos el triple y casi siempre será así…  

He visto y leído mogollón de entrevistas al Califato y necesito decir dos cosas: una, es que le dejéis de llamar `tres cuartos´ por favor, ¾ está situado aquí escrito como tempo musical, que puede no saberse si nunca se ha estudiado música, pero ya es una cuestión que se ha repetido muchas veces. Y la otra, este grupo tiene mucho que decir a nivel sociopolítico, lo transmiten musicalmente y toda su iconografía y mensaje, a nivel simbólico y explícito. Para resumir esto último que pretendo introducir antes de que comience, os dejo las palabras de Chaparro en la entrevista que les hicieron en Al Sur Conciertos (que para mi es de las mejores) en agosto del 2020: 

“Si el discurso… aunque parezca política no es política… bueno, ¡Sí es política! Sí es política porque nos afecta al día a día. Nosotros hablamos de lo que nos pasa, de lo que nos sucede, de la convivencia con los vecinos o de los problemas en el barrio. Eso en realidad es la política, no tiene nada que ver con ningún partido, es un sentimiento con la ciudadanía. Hablamos de la política de la vida, el vivir día a día ¿sabes? Entonces es muy natural todo”. 

Manuel Chaparro para Al Sur Conciertos

Antes de comenzar con las preguntas les advierto a ellos dos, y aquí creo que ya ha quedado claro a la persona que esté leyendo, que la entrevista estará cargada de política.

Así que ¡vámonos que nos vamos!

¿Qué es exactamente lo que queréis transmitir? No solo a nivel musical, sino al concepto total de lo que transmitís. 

Curro: Al principio, si que es un proyecto musical pura y meramente, todo lo demás es sobrevenido. Pero al principio éramos siete chavales, que se reúnen para hacer música para pasárselo bien sin ningún tipo de objetivo, cuando vimos el resultado ya sí que nos empezamos a plantear cosas. Pero nos las planteamos a nivel estrictamente musical. Después, toda la iconografía o mensajes que tú puedas encontrar han venido dados por la música, es la música la que ha condicionado todo esto. La música es la primera piedra, y desde ahí hemos empezado a poner otras. Todo lo que ha sucedido como mensaje político ha sido sobrevenido, y ha venido dado por la música. Personalmente, si te fijas en mí, todo ese tipo de mensajes y este tipo de cosas, si te fijas en mi trayectoria, ya venían de antes. Claro que si te fijas solo en Califato parece que nació aquí, pero si te fijas en sus componentes a nivel individual en la mayoría de casos ya había pistas de esto antes de comenzar con el proyecto. 

Rosana: Claro, todos en realidad teníamos el sentimiento ya, el sentirse orgullosos de ser andaluces, y por ende todo lo que viene con ello; la tradición, la cultura, la manera de hablar, todo eso… ya todos los miembros del Califato lo llevábamos por bandera antes. Ahora hemos confluido aquí, y parece que nos hemos hecho fuertes y nos hemos venido arriba. Aparte, en general pienso que vamos con una corriente que se viene arriba, Antonio Manuel, etcétera… que para que me entiendas te pongo un ejemplo: yo ahora me he vuelto a apuntar al conservatorio a cante flamenco. Hace unos años no había, hace seis o siete años no había manera de apuntarse porque no existía. Ahora también hay un proyecto de ley para proteger el flamenco, me refiero a que socialmente el movimiento también nos arrastra. 

Curro:  El mismo Antonio Manuel seguro que no ha empezado ahora a hacer estas cosas, tiene una trayectoria. Lo que ocurre es que ahora ha habido una convergencia de movidas que lleva a que la gente haya confluido en esto. 

Rosana: Nos hacemos fuertes con otras disciplinas también, con toda la gente del EPA (Êttandâ pal andalûh, diccionario que pretende otorgarle una ortografía al andaluz.) Con gente que defiende la lingüística o que se pueda hablar andaluz en el Parlamento sin que se rían de ti ¿no? Todo tiene que ver y mucho, y si podemos hacer fuerza y palanca ahí… ¡por supuesto! Sí.

¿Consideráis que hacéis flamenco?

Curro: Ni mucho menos. Para nada. Es uno de los ingredientes de la música que hacemos, pero no hacemos flamenco en el sentido estricto. Aparte es que a nosotros no nos gusta utilizar ese término, nos gusta más hablar de folclore andaluz, pues hay muchas músicas en Andalucía que no están incluidas dentro del flamenco y son igual de importantes ¿no? 

Interrumpo brevemente apuntando -de hecho, vosotros usáis mucho este tipo de folclore ¿no? – .  

Rosana: La jotilla aceitunera ¿no?, por ejemplo `En bûcca y câtura´ (tema cinco del disco segundo, Puerta de la Cânne), eso, la jotilla aceitunera que le cantaba a Curro su padre cuando era chico. No es flamenco, según lo que está escrito ahora de flamenco ¿no? Nuestro amigo Antonio Mairena tiene mucho que ver en eso. -Bromea Rosanita, y reímos juntas-.  A ver, yo soy flamenca, me considero flamenca y aporto mi granito de flamenco ahí, pero nada más. Es un proyecto de electrónica realmente, donde metemos todos los demás ingredientes. 

Dado el papel que ha jugado el marketing en el proyecto y lo realmente bien realizado que está ¿Contáis con alguna persona experta en este ámbito? ¿De qué manera lo habéis llevado a cabo? 

Curro: Verás, realmente todos aportamos. Yo en mi caso he estudiado Administración y Dirección de empresas, soy Licenciado y algo del tema sé, pero ya te digo, estas mismas ideas ya nos las llevamos montando un tiempo. Tanto yo como mucha gente del Califato. Luego las Redes Sociales las lleva Esteban, que él las lleva a su rollo y las lleva de lujo. Y todo el rollo de buscar cosas y ponerlas y mostrárselas a la gente ha sido cosa suya ¿Sabes? 

Rosana: El homenajear también un poco ¿no? Todo ese background y ese bagaje del que hemos aprendido… será marketing o no, pero vamos que la Esmeralda se muera y ponerlo que lo vea todo el mundo y que sepa quién es esa persona. El marketing es sobrevenido por algo social. ¡La portada de L`ambôccá! (L´ambôcca es el primer disco de Califato 3/4) La portada de L´ambôcca la hizo JLR, que es un chaval que lleva sus movidas también, que es tatuador, que es dibujante y que si no existiera él pues no estaría esa portada tan significativa ¿no? Me refiero a que no somos solo nosotros. 

Curro: Por eso te he dicho que es eso, que el Califato somos mucha gente, y creo que todo el mundo estamos en las mismas líneas comunes de pensamiento, que son las líneas sobre las que trabajamos y ahí todo el mundo aporta.  

Les doy entonces mis felicitaciones por el gran contenido que hacen, como ellos mismos han reparado por ejemplo en las RRSS, y les comento que se han hecho honra la generación millennial a la que pertenecen, y aprovecho para bromear con que algunos son más millennials que otros… Curro pronto contesta a la broma instaurándose como primer millennial nacido en el 1980. Reímos los tres. Quiero reparar en esta escena porque en la meseta y algunos nortes no es tan ligera y fácil que entiendan la carga gaditana. 

¿Consideráis que cantáis en castellano?

Curro: Ni de coña, cantamos en andaluz, claro. Vamos, yo canto en andaluz, yo no sé tú. -Dice a modo de pregunta a Rosana-. 

Rosana: Yo canto en andaluz también

Y ¿Qué es el andaluz? 

Curro: El andaluz es un conjunto de hablas, ágrafas, no institucionalizadas que, debido a que no ha habido un centro de poder que haya establecido una gramática, pues se ha quedado en un habla y no se han convertido en una lengua o idioma. Es una cuestión de Historia y de Poder. Si la Historia hubiera sido de otra manera pues los que hablarían mal serían los de Valladolid, no nosotros. Es una cuestión de política. Entonces, simplemente el hecho de hacerlo, aunque sea a nivel simbólico, que es como lo hacemos, de reivindicar el tener nuestro propio lenguaje y el de crear unas normas y estructurarlo y todo el rollo, es una cuestión simbólica que no pretende imponerse, es más una reivindicación de independencia y de querer traer a la periferia el poder de decisión. Es una cuestión simbólica que va dentro de todo nuestro mensaje y toda nuestra movida que también es todo lo de no avergonzarnos de nuestras raíces, etcétera. Nosotros consideramos que para que haya un cambio social, en las zonas que han sido sometidas cultural y económicamente, lo primero que tiene que haber es una conciencia. Una conciencia de quién eres y de dónde vienes. Pues lo primero que se hace en el colonialismo es eliminar esa conciencia. Todo lo que se lleva a cabo políticamente para lograr eliminar esa conciencia en el colonialismo está muy bien pensado, porque precisamente es eso lo que pretende; la eliminación de tu pasado, de tu historia… es el primer paso para que haya una colonización económica.  

Nosotros entendemos que, antes de alzarse en una reivindicación económica o territorial, lo primero es saber de dónde viene uno y no sentirse avergonzado. 

Rosana: Sentimiento de comunidad, es que va de eso. Inclusivos, siempre inclusivos, nada de echar balones fuera ¿sabes?

¿Usáis el Traductor andaluz para los títulos de las canciones y discos?

Nada más formular la pregunta me corrigen. No se llama Traductor andaluz, se llama EPA, y es el Êttandâ pal andalûh.  

Por si alguien desea visitarlo, podéis hacerlo pinchando aquí.

Curro: Usamos el EPA. No es el traductor andaluz, ni usamos el traductor igual que no lo usaría para escribir en inglés, pero sí nos ceñimos un poco al uso y la norma que propone el EPA. Y utilizamos el EPA porque es la que nos parece la propuesta más interesante que está hecha por gente que sabe. Esto ya viene de lejos, me parece que la primera propuesta fue de Huan Porrah, y el EPA intenta aglutinar las diferentes hablas de Andalucía, que no se ha olvidado de Andalucía Oriental, y no nos parece que tenga que ser la definitiva, ni que se tenga que imponer, pero nos parece muy interesante. 

Rosana: Sí que es verdad que al usar ellos diferentes grafías dependiendo de dónde estés de Andalucía, pues nosotros al ser de Sevilla, o juntarnos todos aquí, lo escribimos como sería la grafía de Sevilla y esta zona. Que si lo hiciera uno de Málaga lo mismo cambiaría una zedilla o un acento circunflejo. 

Curro: Claro, eso lo incluye el EPA, por ejemplo, la zedilla (letra Ç) se puede pronunciar como “je” como “ce” o como “se”. Eso es lo bueno que tiene el EPA que intenta dar respuesta ortográfica a toda Andalucía. Es una propuesta que puede mejorarse mucho y que nadie la quiere imponer, pero es una cuestión simbólica, como te he comentado antes. Un grito de que vuelva el centro de decisión. Que hace ya siglos que aquí no se decide lo que pasa aquí, por nosotros se decide fuera, es eso, decidir nosotros por algo que nos afecta a nosotros, como te digo a nivel simbólico, pero es eso. 

Después de estas preguntas reflexionamos acerca de qué propuestas serían necesarias para Andalucía, y la conversación que obtuve de Curro y Rosana fue muy interesante. 

Rosana: La guinda del pastel es el habla. 

Curro: Hay que ir dando pasos. Nosotros podemos imaginar mucho, pero yo por lo pronto quiero que no nos avergoncemos, que en Madrid no decidan todo por nosotros y que los andaluces seamos una comunidad de hermanos, que no nos discriminemos los unos a los otros, que seamos un pueblo de brazos abiertos, como lo ha sido históricamente. Que sea un pueblo feminista y antirracista. Vamos a empezar por ahí. Cuando eso sea así ya hablaremos y debatiremos los siguientes postulados, no me voy a inventar yo aquí la utopía que me gustaría, me parece que ponernos a imaginar los cimientos sin tener la casa no nos hace falta y además es contraproducente. 

Rosana: Realmente sobre lo que estamos hablando también se debe matizar que las connotaciones de los independentismos son de derechas, sectarias, y no es eso a lo que nos queremos acercar ni el mensaje que queremos dar. Yo ese independentismo no lo veo. 

Curro: Yo también destacaría el tema del tipo de nacionalismo. Siempre ha habido nacionalismo de las zonas ricas que pretenden imponerse a otras zonas, y luego el nacionalismo del que hablaba antes, del pueblo subyugado al que le han eliminado su historia y quiere saber quién es. Yo creo que aquí hablamos de independencia mental ¿sabes? Lo primero que tenemos que hacer es quitarnos el colonialismo mental de la cabeza, quitarnos que somos unos catetos y ese sentimiento de inferioridad. Nosotros trabajamos en esa línea ¡es que ahí hay muchísimo que currar! Yo es que lo otro ni me lo planteo. 

Y volvemos a las preguntas relajadamente. 

¿Os parecería bien institucionalizar una reglamentación ortográfica del andaluz?

Se refiere la pregunta en convertir la EPA, o cualquier otra propuesta ortográfica de andaluz, en oficial y que el andaluz se convierta en lengua. 

Curro: A mi me parece algo muy interesante. Sí. Y sobre todo cuando viene desde abajo como se está haciendo. Lo están llevando a cabo lingüistas, profesores de Universidad… claro que me parece interesante y muy positivo. Y ya he comentado por qué, porque se está haciendo desde abajo, no desde una academia, es que vamos a ver todo esto es una cuestión política; es como si dijéramos “no tú hablas castellano antiguo y tú no.” Y ¿Por qué? Por ejemplo, el inglés se habla diferente en distintas zonas ¿y cuándo se convierte en un idioma y cuándo no? ¿Sabes? ¿Por qué el catalán puede ser un idioma y el andaluz no? Quiero decir son decisiones políticas, es que no tiene otra. 

Rosana: Y resistir, por los pueblos que estuvieron aquí muchísimos años, los cuales hablaban de otra manera, y los que ganaron echaron a esos pueblos, por lo tanto, está mal hablado, porque estaba mal visto ser `moro´ supongo. 

Curro: Es una cuestión política, no es algo natural que viene dado que hablemos español. Que hablamos español y tú hablas un español diferente al mío… ¿por qué? Si yo quiero decir que hablo andaluz… ¡es que es así! Al final es la voluntad de la gente la que lo define. 

¿Sois ateos? 

Se refiere la pregunta, no exenta de la carga gaditana que me caracteriza, a si los miembros del grupo son practicantes y partidarios de alguna religión (de las principales) y así lo pretenden comunicar. Nos adentramos en el tema de la iconografía, ingredientes musicales o speaking del grupo en directo, en el que mezclan a nivel cultural elementos andalusíes, o actuales, propios de algunas fiestas como Semana Santa (marchas usadas en la música), o en letras como en la Çambra der huebê Çanto: “mi mare está tor día rezando, ella es cristiana, mora y judía…”, o en videoclips donde sale iconografía andalusí muy concreta. 

Curro:  Eso cada uno ¿No? Yo creo que es una pregunta muy personal Sara. – Curro ríe e insiste en que él no puede hablar por los miembros del grupo que no están presentes en la entrevista-. 

Rosana: Yo creo en la gente, en la gente y en lo que hace la gente y en la fuerza que tiene la gente. Yo creo mucho en la gente la verdad. 

Enderezo la pregunta, y me explico sin bromas para que quede claro el tema que quiero que me comenten, pues no es la primera vez que me encuentro a gente preocupada por los mensajes positivos acerca de elementos socio-culturales, como lo es a veces la religión para algunos de nosotros, pues hay personas que la religión no se la toman tan a broma. Tanto es así, que tampoco son pocas las veces que me he encontrado a personas que practicaban la religión musulmana por convencimiento andalusí, estudiando la cultura se adentran también en el estudio del Corán, y así como un grito a la extirpación de nuestra memoria durante siglos se hacen apostatas cristianos y se convierten al islam.  Así como lo hiciera Blas Infante en su día. No es ni una crítica, ni una objeción, es una simple observación del panorama que sucede y es de frágil conversación, veía una oportunidad estupenda en que los miembros del grupo aquí presentes, Rosana y Curro, pudieran explicarnos cuál es su mensaje en ese sentido realmente.

Rosana:  – Rosana muy inteligentemente me interrumpe en la explicación y habla totalmente desde adentro, tanto, que en el primer ejemplo que pone podría entenderse de lo que habla-.  A ver Sara, yo ahora mismo no soy católica, ni practicante, pero yo he salido de monaguilla. Entonces viene de todo eso también, de la raíz. De la costumbre. 

Curro: Califato ¾ utiliza esa iconografía a nivel puramente cultural. – Sentencia Curro-. Y punto.

Rosana:  Artístico y cultural. 

Curro: Artístico y cultural, porque forma parte de nuestro bagaje cultural, por eso nos vemos con todo el derecho del mundo a utilizar esa iconografía, tanto una como otra, como algo totalmente cultural cien por cien. Luego ya las creencias personales de cada uno serán las de cada uno. Lo que está claro es que culturalmente, nosotros después de todos los años que nos hemos tirado aguantando o disfrutando, según lo mires, a los notas con las cornetas y los tambores debajo de nuestra casa, estar sin poder cruzar para tu casa porque viene un paso… ¡ahora no vamos a poder utilizar esa iconografía como algo nuestro! Después de la que nosotros nos hemos mamado desde que éramos así de chicos ¿no? – Señala al suelo- ¡Estaría bueno! ¡¿No?! 

Rosana: También porque dentro de toda la parte artística, junto con la religiosa que hay aquí tantísima tradición. Por ejemplo, todas las personas que vestían a las vírgenes, hombres gais que vestían a las vírgenes, toda esa parte artística y ese folclore que a priori puede no casar la una con la otra aquí no se separan. ¿Sabes lo que te digo? Yo puedo disfrutar de un paso, y disfrutar de una cofradía, y yo no creo que ahí está Dios ni nada ¿entiendes? Eso es una parte de nuestro arte, imaginero… hablemos de La Roldana, hablemos de quien quieras eso está ahí… no se puede separar. Eso está hasta el corvejón.  

Curro: Desde luego a nivel de grupo es cultural. Luego ya a nivel personal pues cada uno tendrá que responder. Nosotros lo usamos como algo cultural que es nuestro, y la iconografía musulmana, como la cristiana, como la judía forman parte de nuestra cultura.

Curro siempre dice que Califato es como una cebolla que tiene muchas capas, que no son solo ellos, los miembros del grupo, también es toda esa gente que está detrás; que hace las visuales, videoclips, etcétera, o como JLR, del que hemos hablado durante la entrevista, además de mucha más gente que colabora. En este sentido, recordando cómo empezamos la entrevista, hablando de lo que había costado echar a andar el proyecto, y para cerrar: ¿Hace llorar la cebolla de Califato? Hablemos de lo arduo del trabajo, de sacar algo adelante desde aquí, hablemsos de `las fatigas´. 

Rosana: A mi no es que me haga llorar, pero me llama muchísimo la atención que después de todo lo que llevamos, no nosotros, en general Andalucía, y con lo que nuestra cultura andaluza siempre ha sido de denostada… me llama la atención que todavía se piense que esto es fruto de que se está buscando un producto, porque es que es imposible, yo no lo veo así para nada. Eso es lo único que a mi me puede llegar a hacer un poco de… que la peña piense que esto es un producto, ¡el producto lo hace la gente! ¿Sabes? Ya está, muy de corazón. 

Curro: El sentimiento de sufrimiento andaluz sí que lo hemos heredado un poco, porque aquí las cosas cuestan el doble ¿Sabes? Vamos, tú lo sabrás. Si no la gente por qué se va a Madrid, o se va a Barcelona ¿no? Aquí las cosas cuestan el doble, sacarlas para delante cuesta el doble, y sobrevivir aquí y sacar la cabeza aquí siempre cuesta más ¿sabes? Y ese sufrimiento por sacar tu historia para delante, ya sea música, ya sea tu proyecto personal, sacarlo adelante aquí cuesta el doble. Y eso lo hemos heredado todos los andaluces y ojalá algún día nos lo quitemos, porque es algo del pasado, pero todavía hay remanente ahí de eso eh. Lo sufrimos todos, tanto tú como nosotros… Todos. 

Rosana: El quedarnos aquí, eso de hacerlo desde aquí, es importante, que el dinero se quede aquí, que las cosas se hagan desde aquí, tener a las abuelas aquí cuidadas también… ¿Qué hago yo en Madrid?

Curro: Todas las luchas consiguen cosas, el antirracismo no consigue acabar con el racismo, pero consigue que se vea mal el racismo, esa percepción de que algo negativo sea visto como algo negativo y no natural ya es un paso bastante grande, y eso se consigue con las luchas. Igual que ha conseguido logros el feminismo y otras, en todas las luchas queda mucho por trabajar, pero en muchas luchas se han conseguido logros, cada una está a un nivel y tiene una importancia social, y está también la lucha de las periferias. De la lucha de las periferias ya no solo hablo de Andalucía, hablo de Galicia, y hablo de periferias a nivel mundial, hablo de ese sentimiento de inferioridad que va de la mano de todo ese colonialismo mental… y todo lo que ya hemos hablado. La lucha de las periferias existe y estamos viendo consecuencias de esa lucha, puede parecer una tontería pero que un anuncio de Cruzcampo hace quince años tuviera la voz en off de una persona de Valladolid y que ahora sea hablando en andaluz… es una consecuencia. Esto habrá a quien le parezca una tontería, o a quien le parezca que es una estrategia de marca, que también lo es, por supuesto, pero esas cosas luego tienen una incidencia en la vida real; por ejemplo, que  vayas a un trabajo en Madrid y no te digan “oye, tienes que hablar normal”. A lo mejor esos pequeños logros, que en la mayoría de los casos no son estructurales, pero son consecuencias de la lucha, importan. Y hay que alegrarse. 

Así nos despedimos, con la resistencia, y el positivo acerca de los logros que nos dejan las últimas palabras de Curro. Que, por supuesto que sirven, que nos sirven y me sirven incluso a mi personalmente, y en otras luchas. 

Andaluces,

Andaluzas, 

Llevamos toda la vida levantadas. 

Sentémonos, pero para coger impulso y levantarnos de verdad. 

Mientras tanto puedes empezar a relajarte escuchando L´amboccâ. 

Gracias. 

Sara Lauper

Periodista.

Un comentario

  1. 🇳🇬 Peaço d’entrebîtta Sara. E dîffrutao taco ar leêh un dîccurço tan maduro de Rosana y Curro en lo que refiere a Califato y lâ mençionê q’açen sobre EPA. 👏👏👏

    🇪🇸 Gran entrevista Sara. He disfrutado mucho al poder leer un discurso bien maduro de Rosana y Curro en lo que se refiere a Califato y a las menciones que hacen sobre EPA. 👏👏👏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Jose Maria Pedrosa Muñoz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WordPress que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.