Entrevista a Násara

Llegar a materializar una entrevista a Násara no es tarea fácil.  Ella es una mujer que carga en sus espaldas el peso de una presencia visible en el activismo por los derechos de la mujer y el Sáhara. Además, el activismo, y más si eres abiertamente una mujer feminista, es una tarea durísima añadida a la que ya es la vida de una mujer, y en este caso de una mujer que es, como ella dice, hija de la colonización. Tal es el ajetreo y esfuerzo en la vida de Násara que a la vez que contesta estas preguntas anda cocinando.  Y no sólo eso, viene del dentista, y se dispone a ir a una cita con el médico. 

Hablando nos dimos cuenta de que estábamos de acuerdo en que el frío nos paraliza y lo odiamos, comentamos entre risas que menos mal que el invierno aquí en Andalucía es corto, y le lanzo la primera pregunta:  

¿Qué significa haber nacido en los Campamentos de Refugiados que están en Tinduf?

Yo creo que la palabra que lo define es apátrida. Sentirte de ninguna parte.
No eres del lugar en el que has nacido, ni eres de los lugares a los que vas huyendo del refugio.  Siempre te sientes la sin nadie, eres la sin voz…  siempre sientes que estás en tierra de nadie. Esa sensación de estar en tierra de nadie es bastante desagradable, sobre todo cuando ves que el mundo se ha desarrollado y se sigue desarrollando a partir de ser de tierra de alguien; de nacer en una tierra con nombre y apellido con estatuto jurídico… lo que es la nación. – Se me vienen a la cabeza, mientras Násara habla de esto, todos los pseudo argumentos que pululan en la sociedad romantizando la inexistencia del Estado, en el punto en que está la sociedad. Y me ronda la pregunta… ¿Y qué pienso yo? –  

Parece una tontería, pero hoy en día para como se mueve el mundo entero, es muy importante tener una nación. Entonces nacer en un campamento de refugiados porque tu país está siendo colonizado militarmente por otro país y no poder ir… crea una sensación profunda de frustración en ti y, sobre todo, creces con una sensación de impotencia continúa. Sientes que no llegas nunca, que no eres de ninguna parte, que no terminas de ser del todo de ningún sitio. Es una sensación de quiero tocar y no puedo, quiero rozar mis tierras y no puedo, estoy en un campamento de refugiados. 

Y en el caso de irte a otro país, e incluso en unas condiciones mejores, sigues sintiéndote nadie. Esa es la palabra: nadie. Es muy duro sentirse nadie y eso los saharauis lo sabemos muy bien, por eso nos duele tanto nuestra causa. Además, crecer siendo la nadie con el silencio sepulcral del mundo, y sobre todo el silencio de quiénes tienen que hablar e implicarse, se hace más duro todavía, te carcome. 

Haber nacido ahí es nacer, crecer, criarte y desarrollarte en la frustración permanente. 

¿Y qué supone para un ser humano que su vida se desarrolle en esa frustración?

Mi vida allí ha sido agridulce, como todo ¿no? 
Crecí como una niña, y en un campo de refugiados, con toda la dureza que ello supone. Yo además viví en un contexto allí que no es el actual, en el campamento no había televisiones, no había teléfonos móviles y no había contacto con el exterior, entonces… 
Yo siempre digo que yo era una pequeña salvaje viviendo en un árido desierto, literalmente. – Násara me comenta entonces que una vez vio una película de una niña salvaje a la que introducían en sociedad, que no recuerda el título, pero que cuando la vio se sintió muy identificada con su infancia y su llegada a España. –  
Crecer allí es crecer con muchas dificultades de salud. Siempre hay dificultades de salud, problemas de hambruna, la hambruna es el pan de cada día. La varicela te mata, con tener la varicela corres peligro. Es la escasez. Bueno, mi infancia ha sido la extrema pobreza no la escasez, si teníamos suerte comíamos una vez al día, y no dos o tres personas, comíamos catorce personas a la vez, eso significa llevarte dos o tres bocados si tienes suerte. Eso es lo que tienes allí durante todo el día en la barriga. 

Eso básicamente es crecer allí, esa es mi infancia, se reduce un poco a eso. 

Y luego allí desarrollarte no existe. No existe un desarrollo de ninguno de los aspectos. Vives paralizada en el tiempo. Cuando una está en mitad del desierto siente que el mundo está parado, está congelado. 
Nuestra vida se desarrolla de manera estanca, en un lugar donde no hay absolutamente nada. Creces en la nada. ¿Qué desarrollo puede haber en ti si vives en la nada? Entonces no existe un desarrollo, lo que existe es vivir mecánicamente en un lugar que está congelado en el tiempo. 

¿En qué situación, y desde cuando, se encuentra el Sahara occidental? 

El Sahara occidental ahora mismo se encuentra bajo colonización, en una ocupación de facto, ilegal, por Marruecos. Lleva siendo ocupada de facto por Marruecos desde el año 1975, pero de iure, es decir legalmente, el Sáhara occidental sigue siendo una colonia de España. 

Entonces la situación es que el pueblo saharaui lleva 45 años de lucha pacífica por la independencia de nuestro territorio, basándonos en la legalidad internacional, puesto que esta ampara nuestras reivindicaciones de independizar y de descolonizar el Sáhara de iure de España y de facto de Marruecos. – Siempre pienso que no entiendo cómo España, ya no a nivel político, si no en medios de comunicación y opinión pública es tan laxa, por usar un eufemismo, con este tema. En realidad, no es que seamos laxos, directamente miramos casi siempre hacia otro lado, como si nos hubiese entrado una especie de psicopatía. Somos mucho más vehementes a la hora de hablar de Palestina que del Sáhara, y somos de España. Inexplicable.  –  

Bajo este paraguas legal internacional hemos estado pacíficamente intentado realizar nuestras vindicaciones, etcétera. Durante estos 45 años la ONU nos ha estado dando píldoras para perpetuarnos en un tiempo congelado como son los campamentos de refugiados de Tinduf, en el desierto de Argelia. 

La juventud de mi generación ha visto como sus abuelos han muerto en un campamento de refugiados esperando la independencia, que sus padres están envejeciendo en un campamento de refugiados y que les espera el propósito de nuestros abuelos, y ellos no quieren morir congelados en el tiempo. Por lo tanto, no han tenido más remedio que iniciar la guerra. Y por eso, actualmente, hay una guerra entre el Frente Polisario, que es un movimiento de liberación reconocido legalmente por la Naciones Unidas, contra el régimen feudal de la dinastía Alauita marroquí. 

Estamos en guerra ahora mismo, las tropas saharauis están intentando derribar el muro de la vergüenza que tiene 2700 kilómetros de longitud, si no me equivoco es el segundo muro más largo del mundo, y ahí lo tenemos… a unos kilómetros. – Se sorprende Násara, y me avergüenzon yo. –  Pues están intentando derribar este muro, al que llamamos de la vergüenza, para entrar dentro del Sáhara occidental y echar a los colonos militares marroquíes de nuestras tierras. 

El pueblo saharaui nos hemos visto obligados a hacer algo que no queríamos, que es poner nuestra vida en peligro e iniciar la guerra con Marruecos sabiendo que Marruecos nos triplica en fuerza militar y políticamente. 

Pero… nos han tirado al abismo. – Concluye Násara que continúa preparando comida. – 

¿Cómo te sientes cuando ves que la población española es más crítica con respecto a la situación que vive Palestina que con la que vive el Sáhara?

Esa es una de las cosas más hipócritas que he visto. 
Una vez fui a un festival en el que se dedicaban a cantar canciones, recitar poemas y demás sobre Palestina, ¡era un festival de españoles! – Dice Násara sonriéndose sorprendida. – Y yo allí como saharaui, que mi país está colonizado de facto por Marruecos por culpa de España que sigue siendo colonia de iure, que no ha descolonizado mi país correctamente y hasta que no lo haga no podremos liberarnos realmente pues… ¡¿Imagínate cómo me puedo sentir?! Al ver que españoles vindican, justamente y bien que hacen, la causa Palestina cuando el Sáhara es una causa de la cual su gobierno ha sido, sigue siendo y será responsable directo de nuestro calvario. Entonces imagínate la impotencia que puedo llegar a sentir yo. 

Aún sabiendo que los gobiernos son los que tienen el papel principal en la situación ¿Hay algo que las personas de España podamos hacer por la causa saharaui?

Si, yo creo que lo que se puede hacer es implicarse en la causa. 
No hay más, informarse de qué hay detrás, informarse del porqué de la situación, y cómo me puedo implicar.
Y se pueden implicar recordando que existe un país que se llama el Sáhara que hace 45 años fue colonia española, no solo colonia si no que fue provincia incluso, y que actualmente hay miles de personas viviendo en un campamento de refugiados porque España no ha descolonizado el Sáhara y sigue sin hacerlo, es tan básico como eso. 

Creo que, visibilizando la causa saharaui, entre todos, poco a poco irá aumentado el interés de la población por la causa, y eso de manera indirecta o directa puede influir en presionar a los gobiernos.  Mínimo, mínimo, en que tengan vergüenza y que no les salga gratis aliarse impunemente con Marruecos, porque hacen las cosas así porque la causa saharaui no tiene impacto en la población española. 

¿Qué supone en el día a día ser una activista por los derechos del Sáhara? 

Ser mujer activista por los derechos saharauis conlleva tener bots atacándote día sí y día también. Conlleva que te puedan meter topos pro marroquíes en cualquier asociación o colectivo en el que estés, porque ellos ven en ti una persona peligrosa porque puedes beneficiar en la causa saharaui, y van a intentar que no lo hagas. 

Aparte es un desgaste, y veo cómo están con Venezuela hasta en la sopa, con Cuba… también la población en general habla mucho de ellos cuando son países que, muchas veces, ni siquiera han visitado.  Y cuando piensas realmente qué responsabilidad política o legal tiene España con respecto a estos países y es ninguna. 

Entonces pienso en el día a día de los activistas saharauis que viven en el Sáhara, en el territorio ocupado por los militares marroquíes… Sultana Jaya, violada brutalmente por paramilitares, encarcelada. Muchísimas mujeres torturadas, hombres torturados, encarcelados… ¡Es el día a día de los saharauis que viven en los territorios ocupados por Marruecos! ¿No sé cómo no les importa esto? ¿Cómo no les da por investigar e indagar y ver poco lo que pasa en el Sáhara? Que España es responsable política de nuestra situación, porque además pacta con Marruecos. 

¿Qué supone ser una activista por los derechos del Sáhara que además es una activista feminista?

Ser feminista y saharaui es casi más complicado que ser activista por los derechos del Sáhara. Es complicado porque siempre está el miedo de ser traidora a la causa. 

No hay nada más cruel que ser tachada de traidora en una causa en la que tú crees firmemente y luchas por ella, lo que ocurre en mi caso es que no lo hago en detrimento de mis derechos como mujer, que es distinto. Lo que pasa con muchas mujeres saharauis es que por miedo no salen más allá de la lucha por la liberación de los territorios saharauis, aunque quieren, a pesar de ser activistas luchadoras, valientes y por supuesto mi mayor aplauso para ellas. 

Fíjate, me llegó a decir una mujer que vive en los territorios ocupados, que ha sido detenida y encarcelada por militares marroquíes, perseguida, maltratada, torturada… me llegó a decir que cómo puedo ser tan valiente de tener este discurso. Ella que se ha enfrentado y se enfrenta a los paramilitares marroquíes con una pistola delante, se asombraba de la valentía que puedo tener yo al enfrentarme a nuestra propia sociedad, que es bastante peligroso. 

Con eso creo que te puedes hacer una idea de lo que es ser mujer activista y feminista proviniendo de un contexto de colonización. Eso les pasa a las mujeres palestinas también, porque siempre nos dan a elegir entre la causa o el feminismo, las dos cosas no podemos hacerlas. Si eliges la causa será en detrimento de tus derechos como mujer, si eliges el feminismo será en detrimento de la causa por la liberación de los territorios, si andas entre las dos cosas y no vas a elegir ni una ni otra pues continuamente serás acusada por unos y otros. Entonces es complicado lidiar en esa tesitura política, porque tú te preguntas ¿Hasta dónde puedo visibilizar determinadas realidades en mi contexto como mujer sin que el enemigo, es decir Marruecos, lo instrumentalice para perjudicar la causa? Andas siempre entre dos aguas, queriendo denunciar algo, viendo cómo lo haces, de qué manera lo haces… porque claro, aquí ya entran cosas demasiado complejas. Si el enemigo lo instrumentaliza los que están en mi causa van a ver que el feminismo es el que perjudica la causa. Se produce una dinámica bastante fea y desagradable en la que como feministas tenemos que estar soportando eso continuamente. Es muy complicado. Unos y otros querrán callarte porque se sienten perjudicados. Entonces si ya es complejo nacer en la tierra de nadie imagínate ser feminista en ese contexto. Tener una lucha donde todo es un caos. Ser feminista en medio del caos. 

Otra cosa también es que ser feminista dentro de un contexto islámico es muy complicado. ¿Qué es lo que lo hace así? Que te enfrentas a tu propia familia, por eso muchas mujeres no se atreven a serlo. Entra en juego tu propia familia, no hablamos de pelear con el troll de turno en internet, o con la asociación de turno o el partido político que sea, hablamos de que te tienes que enfrentar a tu propia familia por el activismo. No sé qué activista estará dispuesto a hacerlo… porque no cualquiera está dispuesto a tener enfrente a la familia, amenazándolo, atosigándolo o sufriendo vejaciones su familia por parte de otras familias por la lucha que tú haces. 

Si además a esto le añadimos que vienes, no sólo de un contexto islámico, si no de un país que ha sido colonizado y que está en medio de una lucha por la liberación de ese territorio pues… se complica por mil. 

Cuéntanos sobre la ayuda que prestas a mujeres en contextos islámicos y vulnerables. ¿Quiénes son Amal y Ebtisam?   

A decir verdad, yo no tengo ninguna necesidad de meterme en estos charcos. Yo podría quedarme en la teoría feminista y ya está. Divulgar feminismo ya es una sobre exposición para mi, y lo pago bastante caro. Podría quedarme ahí, lo que pasa que yo por fortuna, o no, yo sí creo que, por fortuna, he podido colaborar con mujeres de otros contextos islámicos y ver sus realidades desde dentro. 

Esas mujeres viven día a día el peligro inmediato y tú te preguntas cuál es la razón, y llegas a la conclusión de que la razón es ser mujer.  ¿Cómo por algo biológico tienes que ser castigada de esta manera? Estamos hablando de que no es algo que tú puedas disimular u ocultar. Ser mujer es una realidad biológica, y no la puedes ocultar te guste o no. Entonces por el mero hecho de algo que es biológico, que no has elegido, que no puedes ocultarlo, excepto con velos islámicos, pero ni por esas te salvas del calvario que puedes llegar a vivir dentro de tu casa. 

Por esto, como soy una persona bastante empática y no puedo mirar hacia otro lado, he dado un paso más adelante, que es mojarme, por si la cosa no era complicada ya en mi lucha y en mi entorno … ¡Pues venga! Vamos a complicarla un poco más, si cabe, metiéndonos en berenjenales bastante complejos. 

Bueno, así, simplemente porque en el feminismo está la liberación de las mujeres, y a mi el feminismo me da alas para intentar, en la medida que puedo, ayudar a otras. Hasta donde me lo puedo permitir e incluso por encima de mis posibilidades. 

Creo que se puede. Lo he hecho con muchas mujeres, no solo con Amal y Ebtisam, lo que pasa que el caso de Amal y Ebtisam lo he hecho público.

Amal y Ebtisam son dos mujeres que llevan una plataforma feminista que se llama Yemení Feminism, Feministas Yemeníes. Ellas son militantes feministas bastante reconocidas, desde el anonimato eso sí, por luchar contra la barbarie que sufren las mujeres en Yemen. Pues las mujeres en Yemen viven un auténtico calvario provocado por el estado islámico. Y siempre seguí la plataforma, hablaba mucho con otra mujer que estaba en Yemení Feminism que huyó de Yemen y pudo refugiarse en Francia, afortunadamente. Fue a través de ella precisamente por lo que Amal y Ebtisam contactaron conmigo, y al ver su caso me recordaba mucho a otros de mujeres que yo había ayudado y de las que había tenido noticias, pero en este momento de mi vida me ha pillado bastante de bajón emocionalmente, muy cansada, porque son muchas cosas las que acarreo y quieras o no eso te pasa factura. Con lo cual, aparte de lo complicado de la situación: hablamos de dos mujeres en países totalmente diferentes, una vivía en Arabia Saudí y la otra en Somalia. Somalia está a punto de la guerra, había que sacarla de allí antes de que empezara la guerra. Era súper complicado y por eso recurrí a algo que no suelo hacer que es recaudar fondos. No soy muy amiga de recaudar dinero ajeno, aunque sea para estas causas, pero para la de ellas tenía que hacerlo, me vi obligada a hacerlo. No me parecía justo no sacarlas de allí con lo que estaban viviendo y habían vivido las dos, que acarrean problemas psíquicos graves. Ebtisam en concreto tiene un problema psíquico bastante grave derivado de las torturas que ha estado sufriendo… entonces creí… simplemente pensé que yo podía haber sido una de ellas. – Dice Násara con la voz quebrada. – Y que en el caso de haber sido una de ellas me hubiese gustado que alguien me ayudara o, por lo menos, me diese la esperanza de que es posible. 

Finalmente hice un go fund me, reuní un par de chicas españolas para que estuvieran conmigo, se quedó una que es Vanesa, luego también me ayudaba otra chica árabe, y ellas me sirvieron mucho para agarrarme en algunos momentos. Menos sola me he sentido con ellas, porque en esos procesos se siente una muy sola porque son muy complicados, bastante difíciles. Y no prometí nada, pero lo intenté… y como con dinero todo se puede ¡Fíjate!

Y ahí comenzó el viaje, un viaje muy duro, de seis meses, lleno de dificultades, donde nos han extorsionado, donde la vida de ellas ha corrido peligro muchas veces, donde por un momento hemos pensado que se iba todo al garete y que iban a terminar en la cárcel, o deportadas a Yemen y por lo tanto asesinadas. En fin… unos seis meses muy intensos que equivalen  a una vida de 100 años, créeme. 

Pero lo hemos logrado, al final les conceden el visado y ya nos queda esperar los últimos pasos para que les den el billete y ya puedan estar aquí. 

Lo que pasa es que el caso de Amal y Ebtisam por desgracia es el caso de miles de mujeres. Son miles en su situación, cada año huyen miles y miles de mujeres… cada dos por tres me hablan algunas, a unas las puedo ayudar hasta llegar a un punto, a otras ya no puedo más, a otras las sigo hasta el final, a otras solo a la mitad, en fin, cada historia es más complicada que la otra y al final yo hago hasta donde puedo y como puedo. 

Es muy duro cuando te contactan varias a la vez y tú tienes que elegir, entre cuál priorizar, teniendo en cuenta que priorizar unas es dejar atrás a otras que están igual de necesitadas que las que elijas. Es muy complicado elegir y ahí está la labor psicológica que una tiene que hacer también, y no es fácil. 

Son muchas cosas las que siento en estas situaciones, pero ¿qué vamos a hacer? No nos vamos a quedar solo en la teoría que la teoría muy bien, pero… si podemos ayudar más, si podemos llegar un poco más lejos, mejor. Porque lo cierto es que cualquiera hubiéramos podido ser ellas, no lo fuimos por pura casualidad. 

¿Qué es Hijas de la Revolución?

Hijas de la Revolución es una plataforma que he creado yo, que va dirigida a mi sociedad muy concretamente. Publicábamos tanto en árabe como en español, pero desde hace dos años publico solo en árabe, no lo hago en español por el tema de que Marruecos instrumentalice nuestra situación como mujeres, que las mujeres marroquíes además también viven una realidad muy dura, entonces solo publico en árabe por eso. Al final la he ampliado algo más para la sociedad saharaui, hablo de la sociedad saharaui y también de la sociedad árabe en general. 

La dedico sobre todo a divulgar teoría feminista y visibilizar la realidad que vivimos las mujeres dentro de contextos de patriarcado islámico. La creé con muchas chicas pero se han ido yendo todas por miedo a las represalias, pues muchas estaban recibiendo amenazas y acoso, por parte de sus familias muchas veces. 

Me he quedado sola y de momento sigo pero estoy muy cansada, me han llegado a hackear la página, me han borrado la de Instagram, me han hackeado la de twitter; la cuenta existe pero yo no puedo entrar, y ya me he quedado solo en Facebook que aparte es donde mayor público árabe hay. 

¿Qué es eso de “Feminista sin apellidos”? – Násara tiene eso en su BIO en RRSS. – 

Digo sin apellidos porque creo que ser feminista ya es suficiente, no necesito más apellidos, me basta el ser feminista, no necesito acompañarlo con nada para justificar mi feminismo. Simple y llanamente. Eso por un lado y luego porque no quiero que nada, absolutamente ningún apellido bifurque la atención del feminismo. Le ponga yo el apellido que le ponga al feminismo quiere decir que ese es mi objetivo, lo que pasa que el feminismo es la correa de transmisión para yo llevar a cabo la finalidad de mi apellido. Entonces como yo no quiero instrumentalizar el feminismo para ningún apellido, si no ser feminista con todas las letras para ello necesito arrebatarle cualquier tipo de apellido, para centrarnos en el objetivo principal que son las mujeres.

¿Es el velo una herramienta de opresión? ¿Por qué?

El velo, evidentemente, es una herramienta de sometimiento para las mujeres hacia su familia, hacia el Tribunal Social Islámico, y derivada del patriarcado islámico. Por tanto, la finalidad del velo principalmente es culpabilizar a las mujeres por el hecho de serlo. Luego sirve a la familia y al tribunal social islámico como herramienta de control sobre el cuerpo de las mujeres para que no se salgan de la norma establecida, es decir, de la moral islámica que impera. Es en el cuerpo de las mujeres donde se sustenta el honor de la familia, y este ha de ser protegido, por eso el velo es la herramienta más visible para protegerlo. Existe una dinámica, una estructura bastante compleja, muy amplia que rodea el velo, su razón, su existencia… 

Pero esto es el velo en palabras simples y rápidamente. 

¿Puede un colegio occidental determinar que una niña no lleve velo? ¿Qué consecuencias puede tener eso en su casa? ¿Es eso islamofobia?

Tengo mis dilemas. Yo misma tengo mis debates conmigo misma, ojo eh, esto no es tan sencillo ni tengo la solución, puedo manejar vías que puedan facilitar o aminorar, pero soluciones no tengo, y quien venda solución está vendiendo mentiras, las soluciones no existen. 

Como poder prohibir esto, el colegio puede, pero depende de para qué. Yo creo que las familias musulmanas son conscientes de que siendo menores de edad el Estado puede tener control sobre la crianza, o como van o dejan de ir los niños y cómo hasta secundaria la educación es obligatoria sí puedo ver pertinente una norma que restrinja el uso del velo. Si el Estado, que obliga a la enseñanza hasta secundaria, se pone manos a la obra con esta medida sin que sea algo de “vamos a prohibir porque son musulmanes” si no siendo cautos en el tema sabiendo dónde ir, cómo encauzarlo, creo que se puede hacer mucho. Las familias al final se adaptarían y dejarían de obligar a las niñas a ponerse el velo, ¿qué van a hacer? ¿Dejarlas sin ir al colegio? Si la enseñanza es obligatoria en este Estado… pueden llamar a la asistenta social, etcétera, las familias son conscientes de esto y una medida bien llevada puede suavizar mucho el uso obligatorio del velo en las niñas. 

¿Qué ocurre? Que a partir de la mayoría de edad yo no le veo sentido a ningún tipo de restricción por parte del Estado, porque a los 18 años, desgraciadamente, la enseñanza deja de ser obligatoria y por tanto las familias sí tienen el poder de prohibirles que vayan a un centro educativo. En estos casos sería más positivo el tema de la concienciación sobre el uso del velo, la razón de ser, qué hay detrás, qué supone etcétera, etcétera. 

Muchas veces las propias mujeres que lo usan no se paran a pensar por qué lo usan. Lo hacen de manera mecánica, por imposición, por obligación, no se paran a pensar el peso que supone el velo, por eso me parece idóneo el tema de la concienciación. 

Sería importante la concienciación en primaria, secundaria, universidades…. Ayudaría a aminorar mucho la obligatoriedad, y sobre todo contar realidades y que se sepa lo que pasan muchas mujeres. Lo que sí con este tema hay que tener cuidado con la opinión taxativa acerca de ¿prohibición? SÍ, con eso hay que tener cuidado, porque esto es mucho más complejo que vamos a prohibir y se soluciona todo, no, no se va a solucionar así. Además, con esto correríamos el riesgo de una mayor radicalización de las niñas, por esa guerra de símbolos imaginaria que se crea entre cristianos y musulmanes, o sea se les da pie a un discurso islamista de “gente cristiana odian a gente musulmana”. 

¿Es correcto señalar a mujeres que lleven velo?

Yo lo veo surrealista. Yo no doy crédito cuando se pone el foco en una mujer, no porque tenga un discurso islamista o pro velo, si no por el simple hecho de llevar velo. A mi me parece surrealista, primero porque estamos enfocando mal la crítica y el objetivo, luego esa mujer puede servir de referencia a otras que están sometidas, que llevan velo y que se crían en contextos bastante retrógrados y radicalizados en ese aspecto. Mujeres de estos contextos pueden pensar que si alguna otra mujer ha llegado a la política con velo ellas también pueden. Porque date cuenta que muchas de estas mujeres y niñas que están sometidas al velo, ya sea moralmente o físicamente, pues están cegadas porque cuesta muchísimo quitarse el velo de los ojos, por eso en lo que algunas estamos intentando que otras se quiten el velo de los ojos para quitárselo de la cabeza, no podemos exigir que las mujeres tengan que quitarse el velo para llegar a esos espacios. 

Evidentemente aquí no todo es blanco o negro, hay grises, así que para empezar como digo pueden ser referencia a otras mujeres, pero ¿cuál es la fragilidad de esto? Que cuando tú llegas al poder con velo al fin y al cabo estás transmitiendo que no hay vida más allá del velo como mujer. Das el mensaje de que naces y mueres con velo. Vas a hacer política con velo, dejas la política con el velo, entonces… claro tiene una contraparte esto. 

Es también algo muy complejo, yo siempre digo que no tenemos que poner el foco en la mujer velada porque lleva velo si no fijarnos en qué simboliza el velo, lo que representa el velo, eso es lo que hay que poner en el objetivo. 

Lo que no podemos hacer es montar polémica porque una mujer ha llegado a la política con velo, eso no puede ser, porque le abrimos barra libre a la extrema derecha para quitarse la vergüenza más todavía con todo aquel que huela a musulmán, porque esa es la realidad, la extrema derecha ha creado en el musulmán su enemigo principal. Además, estaríamos dándole la razón a los islamistas de que el problema es la mujer, no que el problema sea el velo y lo que simboliza. 

Pienso que no hay que perder la perspectiva, que hay que centrarse en el objetivo. 

Vamos a criticar y a ser salvajes y contundentes contra aquellas estructuras patriarcales, con las instituciones patriarcales, contra aquellos símbolos patriarcales y contra aquellas costumbres patriarcales sin tener que corporeizarlo en quiénes son víctimas de eso, y encima atacarlas.

– Terminamos la entrevista y Násara me cuenta que lo que ha estado haciendo de comer, le he preguntado porque nunca he entrevistado a un hombre que estuviera llevando a cabo tareas de cuidado a la vez que respondía. Me comenta que está limpiando la cocina y preparando el salmón para el almuerzo. Le agradezco este hueco para la entrevista como agua de mayo, pues imaginaos lo que es vivir, padecer, sufrir, aprender y, si queda algo de tiempo, disfrutar de todo lo que nos ha contado y encima tenérnoslo que narrar.  – 

Vivan las mujeres fuertes de este mundo. 

Vivan las mujeres que piden más que la teoría, 

que practican la sororidad. 

Gracias a Násara y a todas las mujeres en contextos de especial exposición.

Sara Lauper

Periodista.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Jose Maria Pedrosa Muñoz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WordPress que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.