Entrevista a Patricia Sornosa

“Nos alarma mucho un chiste machista, sin embargo, los prostíbulos siguen abiertos”

Espero que todas las personas que estáis leyendo esto sepáis de sobra quién es Patricia Sornosa, pero por si hay alguna duda en el aire, o por si alguien aún no sabe lo que se pierde: ella es valenciana, de Manises, y “es cómica, le gusta mucho escribir y actúa si se presenta la oportunidad. Patricia Sornosa extrae su comedia buceando entre la basura humana, siente cierta inclinación hacia los temas más escabrosos y en su espectáculo desarrolla los asuntos que más le irritan. Cultiva un estilo muy personal, alejado de la corrección ideológica.” Dice en su web, y a su vez parafrasean en Wikipedia, pero yo te digo que es ¡LA PUTA AMA! La máquina de las máquinas de la comedia, y que haciendo lo que hace combate, fuertemente, eso que tenemos tan arraigado, eso que nunca pasa de moda… la misoginia. 

Aprovecho para recordar, ya que he titulado a la entrevistada antes como “puta ama”, que actualmente Patricia Sornosa junto a Patricia Espejo tienen el espectáculo-monólogo llamado “Las putas amas (de casa)”. Id a verlo las que podáis. 

La verdad es que me siento bastante nerviosa un pelín antes de la cita con Patricia, normalmente lo que yo hago y lo que hacen las personas que entrevisto no se toca por ninguna punta, pero más de una vez me gano la vida haciendo monólogos, y aunque no diría que es mi oficio es algo que me hace profundamente feliz. Iba a reunirme con una gran profesional del tema que a mi: “me gusta”, “me hace feliz”, “tengo algunos curros de eso”, pero a sabiendas de que yo no soy una profesional de ese gremio. Me daba impresión, respeto y sinceramente, el nerviosismo que eso me pudo provocar se esfumó gracias al sentimiento de poder charlar este rato con alguien a quien admiro mucho. 

Al principio tuvimos problemillas para establecer la conexión, dado que la entrevista en bruto se realizó por video llamada, pero rápidamente nos logramos conectar. Mientras la saludaba y le explicaba un poco cómo iba a ser la entrevista, Patricia se miraba en su pantalla; se retocaba el flequillo y demás mientras me oía, cuando me di cuenta le dije “esto es para mi, no va a salir el vídeo en ningún sitio, es para transcribir la entrevista luego”. A lo que ella me respondió “Es porque es pa’ ti, si no me daría igual.”  Y nos reímos, así empezó la entrevista a Patricia Sornosa. 

P: ¿Cuánto cuesta llegar a ser una cómica, mujer, feminista y “calva”? 

Entiéndase por “calva” rapada, o como lleva el pelo actualmente, muy corto. Aunque fuese más un chascarrillo dentro del enunciado que realmente una pregunta, comentamos por encima durante la formulación de la misma lo que eso supone como rotura del estereotipo de género. Teniendo en cuenta el contexto, en el que acabamos de asistir en directo a una agresión perpetrada por Will Smith a Chris Rock durante la gala de los Oscar,  porque Chris Rock a su vez hizo un chiste sobre la calvicie de Jada Pinkett, pareja de Will Smith. 

R: Bueno como costar… yo no tengo la sensación de que… a ver ha habido un esfuerzo detrás, pero ¿Qué otra cosa iba a hacer si no? ¿Sabes? Es como… Cuando tú tienes un deseo de hacer algo, y ese deseo es bastante intenso, lo que te cueste o lo que no te cueste es bastante relativo. Yo es que me lo tomo un poco como si fuera mi misión ¿Sabes? Mi tarea, mi camino… no es que sea mi profesión solo, es mi forma de expresión, es mi forma de ganarme la vida y es mi manera de relacionarme con el mundo. Entonces no tengo una sensación de que ha sido fácil, pero tampoco tengo una sensación de que he dejado muchas cosas por hacer porque es que no. Es algo bastante integral, era esto lo que estaba para mi. De momento, eh… Yo miro para atrás y me siento como bien, jolín, como ¡Hostia qué guay haber hecho estas cosas! Tampoco de forma muy premeditada, fue todo surgiendo así ¿Sabes? Pero no tengo una sensación de sacrificio. No ha sido fácil, pero creo que es también un poco la gracia del asunto ¿No? Que tú en tu caminar te vayas retando un poco. Sí, ¿Qué otra cosa? ¿Que sea todo sencillo e incluso aburrido? Bueno… quizá eso resulte estimulante para otras personas, pero no es mi caso. No es que esté deseando tener dificultades ni muchísimo menos, si no que no lo siento algo como muy muy muy muy costoso. Siento como que ha sido bastante si… he tenido que enfrentarme a algunas cosas y en ese tenerles que hacer frente ¡hostia! Me he dado cuenta de quien soy, y me voy dando cuenta de quien soy. 

P: ¿Es machista el mundo de la comedia? 

R: Es un mundo masculino, es un mundo en el que ahora hay muchas más mujeres cómicas, pero cuando yo empecé era muy raro encontrarte mujeres haciendo humor. Y como es un mundo muy masculinizado pues hay cosas que son muy de machitos. Además de que está masculinizado, es decir  la mayoría son hombres y de muchos tipos, el que está más mirado es el más… el que más mola, el más “kie”, y hay muchas situaciones de control alrededor, control de escenarios, por ejemplo; de alguna manera pues se aseguraban sus espacios y las repeticiones de los mismos temas, los mismos esquemas, y cuando veían algo diferente había reticencia a llamarlo comedia. A mi esto siempre me había molestado mucho y no sabía muy bien por qué, hasta que un día me di cuenta. Muchos compañeros míos, hombres que se dedican a lo mismo que yo, me decían “es que lo que tú haces”, o, “como lo que tú haces”, y yo siempre pensaba: lo que yo hago es comedia. Me molestaba muchísimo, hasta que un día me di cuenta que eso es un desprecio, decir “lo que tú haces”, como si fuera algo secundario, yo estoy hablando de las cosas que a mi me molestan, me preocupan o me llenan ¿no? Igual que haces tú, que tus cosas sean tus cosas, y las mías sean las mías, no significa que las mías no sean comedia.  

Eso de “lo que tú haces” fue muy llamativo para mí, y luego otra cosa muy llamativa en este sentido es que había muchos hombres dispuestos a darme lecciones, que yo no pedía y que en algunos casos ni siquiera necesitaba, alguna vez incluso fue demasiado evidente que no lo necesitaba. Una vez actué con un cómico y a mi me fue súper bien y a él no, entonces al acabar el show se permitió el lujo de decirme, “¡Madre mía! Si yo te cogiera iba a hacer de ti una cómica fabulosa. Si yo pudiera decirte cuatro cosas que te faltan…” Y yo mientras alucinando, digo hostia colega, qué seguro tienes que estar de ti mismo, para después de haberte comido una mierda como la que te acabas de comer… – Para mientras ríe, y continúa. – O sea que a mi no se me hubiese ocurrido ¿Sabes? Pero bueno… esto sí, muchas lecciones no solicitadas. 

P: Ya que dentro de la comedia existe el llamado “humor negro”, y nuestra sociedad se basa en jerarquías, ¿crees que la comedia, o una parte de ella, se sustenta de ese abuso jerárquico para hacer chistes? 

R: Yo pienso que la comedia es como cualquier otra disciplina artística, así me lo tomo yo, como una disciplina artística, y en las disciplinas artísticas el artista se está expresando a sí mismo, y también a una parte del mundo en el que vive, es una vida y se expresa a través de lo que hace. Entonces cada uno, por medio de la comedia que hace, expresa quién es en ese momento. Me parece que a la comedia sí que se le exige, no sé si en otras disciplinas artísticas también, me imagino que también, pero en el caso de la comedia parece que más; se le exige ser ejemplar. Vemos mucho más en el reflejo de la comedia esta jerarquía que en nuestra vida real, yo a veces pienso que molesta más un chiste racista que el racismo en sí. Y no creo realmente que moleste más, creo que es más fácil de detectar, además de que situaciones como el racismo y el machismo, que son de injusticia y son muy difíciles de cambiar, son mucho más difíciles de reconocer en gente cercana y en nosotros mismos que señalarlo en el cómico. Es mucho más sencillo eso, que ver que tú también tienes responsabilidad en eso que está pasando. No estoy diciendo que el cómico no tenga la suya, además como la comedia lo que genera es una risa, cuando el chiste está bien estructurado, y una risa todos nos lo tomamos como una confirmación de la idea que lleva detrás, por eso nos resulta ofensivo de más. Es como si te estás riendo de esto significa que coincides 100% con esa idea, cosa que yo tampoco veo así. Eso creo que es lo que ocurre con la comedia, por eso genera estos debates, que se repiten cada cierto tiempo: los límites de la comedia, sobre si es comedia o es violencia, pero a mi siempre me llama mucho la atención esto ¿no? Que nos alarme mucho un chiste machista y sin embargo los prostíbulos siguen abiertos. La violencia también tiene grados, y hay una cierta violencia que la toleramos mucho, quizá porque la ofensa la sentimos sobre nuestro propio cuerpo, y las otras suceden sobre los cuerpos de otras personas, no lo sé.

P: ¿Por qué se le exige más a la comedia que a otras disciplinas artísticas?

R:  No hay debates de los límites de lo que sea dentro de una película, u otra cosa, porque se supone que son expresiones artísticas, pero muy poca gente considera que la comedia una expresión artística. Y menos la comedia de Stand Up, porque como es una disciplina bastante cercana, cuyo principal atractivo es que parezca algo casual, algo que está sucediendo en ese momento de forma espontánea… Pero es que es una representación artística también, es una ficción. 

Yo entiendo que la ficción también nos moldea, pero también tenemos que entendernos con una audiencia que está… pero la comedia está, si hubiera un ranking de artes, está en los de abajo, cosa que me parece maravillosa porque tengo una vocación popular, de pueblo. También, una cosa es que la gente entienda esto así y otra que yo considere la comedia un arte menor, que por supuesto que no, pero entiendo que para que funcione tiene que parecer que lo que estoy haciendo es menor. 

P: Se cree, popularmente, que las personas que se dedican a la comedia viven sus vidas personales como una feria; que no tienen sentimientos desagradables, que siempre ríen, están contentas y no tienen problemas. Sabemos que esto no puede ser cierto, porque existen biografías de algunos cómicos que ponen de manifiesto la tormentosa personalidad, suicidios o depresiones que sufrieron algunos de estos intérpretes. ¿Qué opinas de esto? 

R: De las cosas que más me gustan en el mundo, una es estar con cómicas y cómicos, me encanta, estoy súper cómoda con ellas y ellos. Y creo que las personas que ponen luz, en ciertos aspectos de su existencia y de la existencia de las demás, a la vez que ponen luz ¿qué pasa cuando pones una luz? Que proyectas una sombra. Los cómicos y las cómicas tenemos una sombra bastante grande, según lo veo yo, creo que somos personas que alumbramos unas partes, pero otras se quedan muy oscurecidas, por ese proceso que básicamente es físico. Esas sombras se proyectan en nuestras vidas también. Resumiéndolo: estamos todos un poco tocados. 

P: ¿La inspiración surge de procesos dolorosos? ¿O puede surgir de mirar las margaritas?

R: A veces sí, puede surgir de mirar las margaritas, pero la mayoría de las veces son cosas que te preguntas; por qué me pasa esto, por qué pasa esto, y estás intentando que la risa, que es la pomada, esté en el momento justo, en el preciso instante que hace falta, porque hay una infección. Hay una herida que está abierta ¿Sabes? Tú estás mostrando esa herida y le pones una pomadita para que no sea tan doloroso, pero sí que lo es, y tú has visto ese dolor. Lo has visto, lo sientes y lo comunicas de la mejor manera que sabes, que es con la pomadita, pero el dolor está ahí. Eso es lo fabuloso de la comedia, claro ¿qué otra cosa hacemos con el dolor?

Hay gente a la que le sabe fatal que no riamos de algunos temas, pero ¿qué haces con los temas realmente dolorosos? ¿Qué haces? ¿Les das vueltas en serio? Una y otra vez una y otra vez… Hay un respeto hacia el sufrimiento que yo no acabo de entender bien. Cuando alguien sufre y se le mira con esos ojos de “ay”. O se le respeta mucho porque está sufriendo. Y hay que respetar el sufrimiento… y yo no te digo que no haya que respetar a la que está sufriendo, pero al sufrimiento debemos de dejar de darle tantísima importancia, porque si no se multiplica. Entonces es, bueno, a ver, vamos a buscar mecanismos para que el sufrimiento disminuya, no te hablo del dolor físico, que sí; si no del sufrimiento mental. Hay una idolatría casi, creo que hay al sufrimiento mental. Y ¿adónde nos lleva eso? A hacer enormes a las farmacéuticas y a aumentar las tasas de suicidio. -Qué seria me he puesto- Termina diciendo Patricia. 

P: ¿Ha supuesto el feminismo una traba en tu vida laboral? 

R: Si ha sido así no me he dado cuenta, o no me ha importado, por supuesto que hay sitios en los que no actúo, y no me van a llamar para actuar porque el tipo de comedia que yo hago no casa con la línea editorial del pub, o de las ideas que tenga el dueño. Es verdad que la mayor parte de dueños de locales son hombres, entonces he tenido suerte de que me hayan dejado actuar en muchos sitios, pero en otros no, eso es obvio. Y por fortuna para mi, también se abrieron otros espacios que yo cuando empecé en la comedia no pensaba que iba a actuar en asociaciones feministas… qué va, ni se me ocurría que eso pudiera suceder. Yo he ido haciendo lo mío y se me han ido abriendo diferentes caminos, no creo que mi camino sea mejor ni peor que el de otro, simplemente creo que tu propio caminar te van llevando hacia unos determinados lugares, que son paisajes sorprendentes, que yo nunca me las hubiera imaginado. Sí que me podía imaginar que no iba a actuar en la Chocita del Loro, por ejemplo, eso es como que bueno… hasta ahí llego. Pero… ¡Gané un premio allí! Pero no me dieron porque hubo tongo. 

Giro sorprendente de la conversación en el que Patricia cuenta lo que a continuación leeréis, pero hago inciso aquí para quien no lo sepa: la Chocita del Loro son unas salas de monólogos en directo de Madrid, bastante conocidas. Y el pasado Junio Laura Sánchez Vegas, la directora de la Chocita del Loro dijo en LA SER que solo había una mujer en la programación porque “últimamente el humor que hacen es, de verdad, muy de víctima, y muy feminista, entonces claro el público que va, que es muy variopinto, no suele comprarlo.” Después salió el gerente, Francisco Carretero, en los medios echándole un capote y decía que: “aunque las palabras de la directora no fueron las más adecuadas”, “las decisiones de programación se toman en función de la venta de entradas y al número de risas por función”.

Yo me presenté a un concurso que tú tenías que pagarte los viajes y todo el rollo, y luego al acabar te daban un dinero dependiendo si habías quedado primero, segundo o tercero. Elegían a los ganadores el público en combinación con un jurado. El jurado eran dos cómicos, y yo estuve muy bien los dos días que fui a Madrid, y la respuesta del público fue unánime. ¿Cuál fue la sorpresa de todo el mundo? Cuando llega el jurado y dicen que ha ganado otro cómico. Y yo, bueno pues vale, quedo segunda, me pagan mi dinero… el premio era, aparte del dinero, volver a actuar allí, lo cual nunca pasó porque no me volvieron a llamar. Y luego a los años, haciendo una producción para Comedy Central, uno de los cómicos del jurado me dijo “mira, te voy a contar lo que pasó”, “habías ganado tú, era algo evidente, y los del jurado estábamos de acuerdo también, pero llegó el dueño y dijo no, esta no puede ganar. Además, esta no vuelve aquí a actuar.” Y me dieron el segundo premio porque si no iba a ser un cante… pero nunca me volvieron a llamar. 

Claro, yo de esto me enteré a los años. Luego cuando salieron diciendo que las cómicas no teníamos nivel pensé; fíjate si hay nivel que tenéis que hacer trampa para que no ganemos. Pueden decir eso, pero eso no es verdad, se escudan en eso, pero son unos machistas. 

P: Y el feminismo de manera personal ¿Qué ha supuesto para ti?

R:  Para mí el feminismo ha supuesto ponerle nombre a muchas cosas que rondaban en mi cabeza, no solo ponerles nombre, si no afinar las definiciones y los conceptos. 

Yo… yo en mi casa pues imagínate, yo no había oído hablar de esto ni tenía ni idea de qué cojones era, pero yo tenía una visión intuitiva de que la vida si tenías un cuerpo de mujer era mucho más difícil que si tenías un cuerpo de hombre, y no acababa de entender el porqué. Había situaciones que yo no podía entender ¿no? Por ejemplo, a mi me flipaba, y me sigue flipando, los prostíbulos en las ciudades o la prostitución en la calle, es como ¿Por qué? Y siempre son mujeres, no veo a nadie con un cuerpo de hombre haciendo esto en la calle ¿sabes? ¿Por qué lo toleramos? Yo eso, intuía que detrás de eso…  que para poder llegar a ver como normales situaciones así, que si viniera un extraterrestre y las viera de nuevas fliparía, para que lo podamos ver como normal hay una estructura mental, que todos los seres humanos tenemos en el cerebro instalada. A mí el feminismo me sirvió para ver que había mujeres que ya habían desentrañado todo esto. Esa estructura mental… les habían puesto nombre a muchísimos conceptos, que por ti sola puedes llegar, pero te va a costar muchísimo más tiempo definirlos, y por lo tanto avanzar en ese pensamiento. Y para mi el feminismo fue eso, lo descubrí muy poco a poco, fue como un hostia colega, normal que me parezca raro, es que es raro, y que hay otras mujeres que ya se han dado cuenta y han explicado el porqué. Y tiene toda la puta lógica. 

Tiene toda la puta lógica en cuanto ves y concibes que las mujeres somos seres humanos de primera categoría, no de segunda. 

P: ¿Crees que se están moviendo los cimientos de la sociedad como para que el feminismo esté avanzado? ¿O estamos en una balsa varada? 

R: No lo sé, no lo sé, con el feminismo pasa y pasará, y se intentará, y a lo mejor sucederá, como con cualquier otra gran idea o gran palabra… como ha pasado con el cristianismo, o con el comunismo, o con cualquier otra idea que en un principio sea fabulosa y maravillosa, que luego la tienen que llevar a cabo seres humanos. Hay muchos intereses en el medio, y las palabras se vacían de contenido. A mi, honestamente, la palabra feminismo no me interesa tanto como el feminismo en sí. Me refiero, si ser feminista es estar a favor de los vientres de alquiler, estar a favor de la regulación de la prostitución y demás esclavitudes cotidianas para las mujeres, a mi no me interesa ser feminista, no me interesa eso, ¿sabes? Ni me interesa pelearme por una palabra. No tiene sentido más allá de la liberación de las mujeres, cualquier cosa que no camine hacia esa dirección… no me interesa. Y se va a intentar llamar feminismo al machismo de siempre, claro que sí, porque lo que quiere el malestar es prevalecer, siempre, y va a intentarlo con todos los trucos, de los cuales el más interesante es el de la confusión. El de la confusión funciona muy bien.

El feminismo se ha hecho mainstream, entonces está llegando a mucha más gente y el interés está en que llegue de una determinada manera. Claro, y pasarán cosas alucinantes y las veremos. Veremos a gente llamándose feminista haciendo según qué cosas, como el que se hace llamar cristiano y es racista o tapa abusos sexuales, no casa. ¿Sabes? El caso es estar usando una palabra con la que se identifican, pero no les representa, que te identificas tú, porque te conviene. Cuando tú dices que eres feminista se te suponen una serie de adornos, que son muy interesantes y te cuesta muy poco conseguir… ay mira qué guapa estoy con esta palabra puesta encima, ya tía… pero no tiene que ser un maquillaje el feminismo, ¿sabes? Tiene que ser una vivencia real.

Tú te crees Sara, que si todo el mundo fuera tan feminista como dice el mundo sería como es. Reímos. 

P: ¿Crees que este mainstream es el caldo de cultivo para que muchas mujeres se hayan sumado al trabajo de la comedia?  

R: Sí, creo que influye. Ten en cuenta que lo que ha pasado con las mujeres en el mundo de la comedia es un proceso muy interesante. La comedia, tal como yo la percibo, es una forma personalísima de expresión, y las mujeres antes en la comedia no ocupábamos una forma de expresión de nosotras mismas, si no como una forma de representar a las mujeres. Había un solo hueco, para una sola chica, que hacía de mujer. Ahora, sin embargo, las cómicas son cada una con su personalidad, con su nombre, me llamo tal y cual, y soy así, y soy bestia, la otra es ingenua, la otra hace humor absurdo, la otra … ¿Sabes? Ese cambio es un cambio que para que se dé han tenido que pasar muchas cosas. Por ejemplo, que empecemos a ver a las mujeres como sujetos interesantes, con su propio punto de vista. 

Por otra parte, hacer reír es uno de los privilegios tradicionalmente masculinos. Provocar la risa. Hay una idea general que creo muy acertada y es que: cualquiera que, en cualquier foro, sea capaz de provocar la risa es una persona que está haciendo uso de su inteligencia. Porque ¿hay algo más inteligente que darle la bienvenida al bienestar? Por eso a alguien que es capaz de hacer eso se le considera una persona inteligente, y ese lugar siempre ha estado reservado para los hombres. 

Comentamos que creemos que en nuestro día a día las mujeres tienden a ser más graciosas que los hombres, por normal general, y que precisamente será por eso por lo que se han empeñado tanto tiempo en decir que las mujeres no son graciosas. Y concluye Patricia: 

Además, ahí está la cosa, cuando hay un interés, en cualquier sector, tan evidente en el menosprecio hacia las mujeres es porque les tienen miedo, y con fundamento. Como pasa con la RAE, y en todos sitios ¿No te dejan entrar? Normal. Normal, porque una sola mujer ha sido capaz de escribir el mejor diccionario de la historia del castellano. Una sola mujer, frente a 500 académicos. Normal que tuvieran miedo, algo olían.   

En la charla de finalización de la entrevista vuelve a surgir el tema de los límites del humor, y Patricia nos comenta esto tan interesante: 

Honestamente, hay chistes con los que no me siento cómoda, ni me acaban de gustar algunos chistes, pero sé que limitarlos desde fuera no es más que un arma que va a usar alguien más poderoso para recortar los discursos que no le interesen. Con este interés de protegernos, para no sentirnos mal porque se ríen de cosas que para nosotras son importantes, solo estamos abonando el camino para que eso se haga en cualquier dirección. Y en cualquier dirección se va a hacer, porque no se va a hacer, se va a ejercer. Y lo que se ejerce es siempre presión. También entiendo que haya gente que diga: no de esto ya no se puede hacer risa. Pero se puede responder desde muchas posiciones, si no podemos hacerlo riéndonos, por lo menos, vamos a intentar no hacerlo pegando o matando. ¿No? Como ya ha sucedido, matar a cómicos, o pegar a cómicos, como hace poco hizo Will Smith, qué fíjate qué curioso porque él es cómico también. Como pasa a veces, que alguien se siente realmente ofendido y cree que su ofensa es más importante que tu integridad física o tu vida. Yo entiendo el mecanismo de la ofensa, sí, el chiste es violento también, tú lo sientes como violencia, pero creo que debemos llegar a la suficiente madurez como para discernir entre una ofensa y un daño. Pagar una ofensa con otra ofensa vale, pero pagar una ofensa con algo tan grave como una agresión física… Y me ha sorprendido mucho ver que había mucha gente que lo aplaudía. Muchas personas cómicas también a las que les parecía bien. Y claro, nos pensamos que a nosotras nunca nos va a pasar porque lo que cada uno diga para sí mismo es justo, pero yo he ofendido a gente que ni me esperaba que se iba a ofender, de manera grave, de que me amenazaron de muerte… si es que tú nunca sabes de dónde va a venir la ofensa. Además, que puedes patinar, y que ya no es que tú patines, es que alguien se lo tome de otra manera, y lo puedes explicar, y te puedes cansar de dar explicaciones, da igual, porque la amenaza te va a llegar antes. 

En definitiva, que hubiera aplaudiendo tanta gente una agresión pública a un cómico que está haciendo su trabajo… yo creo que sienta unos precedentes bastante peligrosos. 

Terminamos la charla riéndonos mucho, y yo personalmente he aprendido una barbaridad de este rato que nos regaló Patricia Sornosa, la puta ama (de casa). Espero que las personas que habéis llegado hasta aquí hayáis disfrutado de la misma manera.

Sara Lauper

Periodista.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Jose Maria Pedrosa Muñoz.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a WordPress que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.